Tras los primeros días de una cirugía maxilofacial en Cádiz, es frecuente observar sangrado, inflamación y dolor en la zona operada. Cuando te sometes a una intervención maxilofacial en Cádiz, debes saber que tus hábitos alimenticios van a verse trastocados de forma temporal. Pero no te preocupes: después de unos pocos días de recuperación, una vez que mejores, podrás regresar a tu dieta normal. 

Debido a las consecuencias de una cirugía maxilofacial en Cádiz, es recomendable mantener una dieta blanda. Con dieta blanda nos referimos a aquellos platos que van a poder ser masticados y deglutidos con relativa facilidad. Estos alimentos pueden hacerse puré, triturarse, picarse o molerse, y te aportarán las vitaminas y nutrientes que tu cuerpo necesita para que el proceso de cicatrización se lleve a cabo con normalidad. Estas serán las comidas más adecuadas para cada momento:

- Alimentos líquidos. En los primeros días, debido a la hinchazón en la zona bucal, no vas a poder masticar ni tragar alimentos sólidos ni semisólidos. Por ello, y pensando en los valores nutricionales que necesitas, se recomiendan zumos de frutas y verduras.  

- Sopas. Este es el siguiente paso. Tras un par de días, ya vas a poder tomar casi todo tipo de cremas y sopas (exceptuando, eso sí, aquellas que contengan elementos sólidos como la carne).

- Productos lácteos: la leche, el yogur, el queso suave o los batidos son lo bastante ligeros como para incorporarlos a tu dieta blanda.

Después de las dificultades de los primeros días, y hasta que los efectos secundarios de la operación remitan totalmente, puedes incorporar a tu dieta blanda:

- Frutas y verduras cocidas o enlatadas.

- Alimentos blandos con proteínas, como los huevos revueltos, el tofu, o carnes suaves como la del pollo.

- Arroz, fideos, avena, cuscús...

En Modelo Maxilofacial, obtendrás la mejor atención en intervenciones maxilofaciales en Cádiz, tanto antes como después de tu operación. ¡No dudes en consultarnos!